Ir al contenido principal

Frío.... Por Enma Riverola!!!!


Hay un hombre de frío. Su piel es un témpano y de sus párpados cuelgan las estalactitas de la indiferencia.
Sus abrazos no calientan y el aliento de sus besos cubre el alma de escarcha.
Sus palabras son como la punta de un iceberg, parecen un ingenuo capricho de letras pero hieren y rasgan y hunden en el gélido océano de la duda.
Su cuerpo parece cubierto de una impenetrable capa de hielo. Buscar un resquicio es inútil.
Detrás de esa capa hay otra. Y otra. No hay corazón ni latido. No hay magma ni núcleo. Tan solo un infinito manto sobre manto polar.
Con un hombre de frío, la casa siempre está entre corrientes. Viento del Ártico, por un lado. Del Antártico, por el otro. No hay rincones donde guarecerse. Ni calefacciones, estufas o jerséis capaces de doblegar el aire glacial.
Los vidrios de las ventanas se cubren de cristales de nieve, a través de los cuales no penetran los rayos del sol, ni las voces de las calles se adentran en ese tanatorio de estancias cubiertas de blanco.
Al hombre del frío nadie le abre la puerta, pero él sabe cómo colarse en las vidas y llenarlas de invierno.
No dejes nunca que te susurre al oído, que no te hiele tu ánimo, que no paralice tu voluntad.
Si una noche sientes su hálito de muerte junto a ti, antes de que se te entumezcan los sentidos, entierra el rostro en la almohada. Suéltate el pelo para abrigarse. Frótate la piel para mantenerla con el calor de la vida. Sorbe un recuerdo hermoso y deja que un sueño te acaricie. Que el hombre de frío no te atrape. Que no te envuelva. Que no te quiera...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …