14 de agosto de 2018

Anoche soñé que Volvía a....

Anoche soñé que volvía a estar delante de aquella puerta, entonces cómo todos los que sueñan, pude atravesarla sin llegar a abrirla.

Ante mí se alzaba la estrecha escalera, con escalones altos que me llevaron hasta aquel lugar, no consigo recordar cómo entré, pero allí me encontraba en un salón con paredes púrpura, repleto de gente. Pude escuchar el estridente silencio que allí se formó cuando se percataron de mi presencia. Enmudecí, y retrocedí mis pasos, pero unas manos me sujetaron y me invitaron a terminar de entrar a la zona del salón donde todos estaban arremolinados mirando hacia el negro sofá.

Allí permanecías sentado, tus manos sujetaban tu frente, y tus codos estaban apoyados en tus rodillas, tu dorso inclinado hacia delante y me pareció escucharte sollozar.

Intenté encontrar palabras, pero permanecí muda, mis ojos permanecían ojipláticos, creo que no pestañeé, me quedé petrificada y sentí cómo un escalofrío recorría mi espalda. No quería estar allí.

Una de las personas arremolinadas ante ti, se giró y me lanzó su mirada, me sentí incómoda, caminó hacía mí y me pidió que me identificara. Mascullé como pude mi nombre, no sin antes anunciar que no sabía qué hacía allí...

-Pasa por favor!...-me pidió con cierto nerviosismo..

Así que, me acerqué a aquel sofá negro.

Tus manos se desplegaron, las apoyaste en el sofá y levantaste la mirada.

Me saludaste, te devolví un Hola , no entendía nada. Me sonreíste, te devolví la sonrisa, y temblé.

Alargaste tus brazos y con un pequeño ademán me indicaste que me sentara a tu lado. Lo hice, te miré a los ojos, creo que fueron unos segundos,seguía temblando; cuando levanté la cabeza en aquel salón ya no había nadie.

-Quieres tomar algo?

Seguía pasmada, y asentí con la cabeza.

-Una cerveza? me preguntaste levantándote del sofá.

Sin tener tiempo a responderte, estábamos ya en otro lugar, en otra habitación, en otro sofá, rodeados de otros aromas, de otras gentes.

Cuando pude ser consciente de que seguía en los mundos de morfeo, logré tranquilizarme, mis latidos eran más tranquilos, más serenos y me dejé llevar, quería averiguar qué quería decirme el subconsciente.

 En esta ocasión, ya serena pude verte ...estabas mucho más delgado, tan cambiado que apenas pude reconocerte, finalmente lo hice.

-Qué cambiados estamos!!!jamás pensé que 6 años nos pudiera afectar tanto- exclamé buscando mi cerveza-.

Cuando volví la cabeza hacía ti...ya no estabas...

-Nena...venga....levanta!!! tienes muchas cosas que enseñarme....luego te quejarás que no tendremos tiempo de visitar nada- me dijo Peter.
Con una sonrisa le respondí: - Claro cariño....tienes razón, vamos!!!, nos queda mucho camino que andar, nos queda por delante todo el camino de  nuestra vida.-

Entonces Pedro carcajeó, me agarró de la cintura;

........ y ................me despertaron un millón de besos y un:  buenos días dormilona!!!!

ACLARACIÓN: tributo al inicio de REBECCA....



-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal