Ir al contenido principal

Plasencia y El Profesor que Cobraba 3.800€ mensuales.

Estoy en plena cuenta atrás, este sábado será el último fin de semana que paso en Plasencia antes de irme de vacaciones a pasarlo con mi familia, a reencontrar amigas de mi niñez, de la adolescencia y retomar relación con personas que había dejado de tenerlas. Pero no quiero dejar pasar los últimos acontecimientos que suceden en Plasencia.


Tenemos actualmente un Alcalde a priori con grandes proyectos, y con lo que parece una primera promesa incumplida.

En campaña electoral prometió si llegaba a la alcaldía su sueldo como Alcalde sería el mismo que percibía como maestro, a lo que pensé ipso facto que estaba cometiendo un gran error en vender esa medida de austeridad porque no creí que lo cumpliría. Creo que el sueldo del Sr Pizarro (nuevo alcalde) oscila los 3.800 €. No tengo claro el salario que realmente percibe un profesor, pero no creo que sea tan elevado.

De todas formas, dejando a un lado las siglas de su partido, no puedo criticar de momento nada más, porque he tomado asiento en mi butaca, he comprado mis palomitas y la película que espero proyecte el equipo de gobierno de la ciudad de Plasencia me guste y sea positivo para esta ciudad que se merece lo mejor.

Comentarios

Malo Malísimo ha dicho que…
Hola mi niña!!! Y yo sin venir por esta casa...si es que... Ten cuidado con tus paisanos que están racaneando por todos sitios :).
Así que 3.800€, joodeeeer, ¿no se habrá equivocado? Eso es lo que cobra un cátedro universitario...bueno a lo mejor hay algún tipo de Magisterio no oficial o privado que pague esos sueldos...
Tu ahora disfruta de tus vacaciones, despues ya veremos.
Satine ha dicho que…
maloooo, que me voy pá casitaaaaaa! Yujuuuuu. Si no me mordía la "tecla"antes con el PSOE, qué no haré con el PP! Bs
Marina ha dicho que…
Pues yo soy maestra y no me importaría nada, pero vamos que nada de nada cobrar ese sueldazo.
Puedes decirle al alcalde de mi parte que dónde reclamo el resto del sueldo que me están guindando cada mes? Será cabrón. (Perdón)
Abilio Estefanía ha dicho que…
Hola Satine, hay que ver como se prepara la nueva legislatura que no se cortan un pelo con esos sueldazos, que total Plasencia no es Madrid ni Barcelona, ni tan siquiera Cáceres o Badajoz. Es una verguenza que cobren estos sueldos del herario público cuando cantidad de personas cobran cuatrocientos y pico de euros de ayuda familiar.
Panda de sinverguenzas, en Plasencia y en el resto del pais.
El alcalde saliente de mi pueblo cobraba mil ciento pico euros al mes, aunque luego ya cobraba de la diputación, veremos el que ha entrado ahora cuanto se lo sube, porque claro, éste no esta en diputación, con lo que dejar una caja de ahorros provincial de directivo por una alcaldia de pueblo, no me salen las cuentas, veremos.
La crisis siempre para los mismos.

Besos
Ricardo ha dicho que…
Cuando vuelvas, tendrás que rezar un padrenuestro y arrepentirte de todos tus pecados. Así será en Plasencia a partir de ahora. Un beso.

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …