Ir al contenido principal

Sólo Amé cuándo Te Encontré!!!

Allí sentado a su lado, con una leve sonrisa en su cara, Robert buscaba nervioso los billetes del vuelo  a New York, tenían que embarcar, una voz en megafonía estaba cantando su número de vuelo. 

Lara se levantó de su asiento, observando como Robert iba poniendo encima de sus rodillas, la lectura que había elegido para amenizar el largo viaje.

- dónde habré dejado los billetes ? - con un aire de ligera preocupación, Robert intentaba encontrar respuesta dentro de su bolsa de mano. - creo que cuando facturé las maletas los dejé aquí mismo- dijo arqueando sus cejas que enmarcaban sus preciosos ojos azules, mientras pasaba los dedos rápidamente por la sien.

Lara sonriendo se acercó hacia él, introdujo la punta de sus dedos en el bolsillo interior de la chaqueta de su acompañante y mirándole a los ojos le dio un beso en la mejilla, mostrando los billetes del vuelo.

- qué sería de ti sin mi???- dijo la muchacha mientras limpiaba la mancha de carmín en la mejilla de Robert.

Con un gesto de alivio uno, carcajadas por parte de la otra, se dirigieron hacia la puerta de embarque que cuatro años tarde les llevaba a la gran manzana. 

- puedes creer que estemos apunto de hacer realidad este viaje?- susurró la joven. 

Lara No esperaba obtener respuesta. Simplemente le valía la sonrisa y el abrazo de Robert, que la rodeó fuertemente entre sus brazos, mientras esperaban su turno de acceso pareció que se detuvo el tiempo. 

El joven del mostrador interrumpió aquel momento, les anunció sus números de asiento, la pareja cruzaba el pasillo, hasta que por fin se acomodaron en el avión.

Lara, una mujer de belleza singular, no era demasiado alta, no era demasiado delgada, no era mujer de excesos en su estilo, con ademanes ligeros y delicados. Había heredado de su abuela la belleza de  mujer andaluza, con cabellos y ojos negros, interminables pestañas, sus mejillas marcadas, y labios que parecían perfilados por el mismísimo Miguel Ángel. 

Había olvidado en casa unos informes que tenía que presentar en unas semanas, pero no pensaba en ello. Ahora miraba hacia los días que tenía por delante.  Sólo se preguntaba qué actitud tendría si ese viaje se hubiera producido años atrás. 

Robert  era unos lustros mayor que ella, tenía unos preciosos y enormes ojos azules, los cuales Lara le gustaba mirar durante horas sin necesidad de mediar palabra. Sus cabellos estaban normalmente alborotados, color luna. Sus modales eran extremadamente educados y dulces, estaba pendiente de cada detalle, complaciente con la bella joven de enormes ojos negros que lo miraban con dulzura y admiración. 

- en qué piensas Lara?- preguntó Robert apartando un mechón de cabello que resbalaba sobre el rostro de la joven

 Lara se acomodó en su asiento, levantando el mentón miró a su alrededor entre el resto del pasaje, que todavía seguían de pie en los pasillos del avión introduciendo el equipaje de mano en la zona superior de los asientos. Tal vez pensaba que podría encontrar las palabras adecuadas, o quizá encontrar la
Manera más acertada de expresar sus emociones. 

- me hubiera gustado saber qué sentiría si este viaje lo hubiésemos hecho en el momento que tuvimos que hacerlo- prosiguió y esta vez si, mirando directamente a los ojos de Robert terminó sentenciando - ya no es lo mismo- 

Ambos sabían que los sentimientos habían cambiado, que por más que lo intentaran, la química y pasión se había diluido. 

Quedaba entre ellos una enorme admiración, no esperaban pasiones perdidas, aquellas que Lara anheló durante sus frías noches de soledad, aquellas que Robert buscó en vano entre las sábanas de su cama

Atrás quedaron dulces despertares, mañanas de pasión maltrechas. Fueron Tantas las noches que soñaban pasarlas uno junto a la otra, y la otra junto al uno. Momentos perdidos, que ya no volverán. 

Pero New York les esperaba, desayunarían frente a Tiffanys, pasearían por Cental Park  con las manos entrelazadas, pero sin aquella ilusión y aquel amor que tan grande fue, y que atrás quedó. 

"Sólo amé cuándo te encontré"

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …