Ir al contenido principal

Que mi nombre no sea borrado de la historia. Tampoco el vuestro Maruja Borrell, Nieve Torres, Mari Carmen Cuesta, Concha Carretero, Ángeles García-Mad


Hace unos meses, fue estrenada la película 13 Rosas, la cual me niego a ver , porque desgraciadamente está basada en una historia REAL, de ahí mi negativa a verla, consiguieron convencerme para ver el documental donde mujeres que convivieron con las denominadas 13 rosas, dan testimonio de su realidad.
He de reconocer, sin avergonzarme, que lágrimas y más lágrimas recorrieron mi alma, porque fue mi alma quien lloraba...la admiración que despertó escuchar a esos testimonios vivos de lo que no sólo vivieron las FUSILADAS, también sus compañeras, bien que siguen vivas, no dejaron de sufrir injustamente la privacidad de libertad, y demás barbaridades de la represión franquista, sinó sus propias experiencias, lo que sintieron, y aún a día de hoy sienten.

Admiro, que no sientan rencor, y ensalzo su valor tras 16 años en la prisión de las ventas, en mi memoria las palabras de Nives Torres

-SOY FELIZ, PORQUE SALÍ CON LA EDAD SUFICIENTE PARA TENER A MIS DOS HIJOS.






Aquí cuelgo el documental está fraccionado, siento mi torpeza informática, sólo sé hacerlo así...

¿Qué pensarán estas mujeres de las socialistas que nos gobiernan, como por ejemplo la Alcaldesa de Plasencia? Elía nada más tomar posesión de la alcaldía se ha subido el sueldo, una no despreciable cantidad de 46.000€ al año, mientras un placentino o placentina, no llega a 12.000€ al año...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …