28 de octubre de 2008

Fred

María recibió una llamada inesperada, al otro lado del hilo telefónico estaba Fred, con el que había compartido risas e historias, pero que no había olvidado. Nunca pidieron nada más, ni nada menos.

Han pasado más de dos años, pero todavía, en la memoria de María, las palabras de Fred , sus historias y simples anécdotas del día a día...

Él no puede imaginar que María, en sus momentos más duros, fríos y oscuros, sus labios dibujan una sonrisa recordando las historias de Fred.
¿Cómo olvidar cuándo y cómo le contabas aquella vez que pillaste a una pareja de la Guardia Civil haciendo batallitas, cual maestro Jedi en Star Wars, con espadas láser incluidas, y en plena noche?.

Por aquellos instantes blancos…por las horas que robaron a sus sueños, y por sus limpias despedidas.

2 comentarios:

pati dijo...

Y es que son esas llamadas inesperadas las que te llenan los instantes...

"Nada más y nada menos"

;)

Un beso, preciosa :)

Malo Malísimo dijo...

Nunca pidieron nada más ni nada menos.

Lejos me lo fiáis amigo Sancho

Es como mucho.

Pikitos múltiples