Industria Textil en Béjar y Sabadell

Para Marina, porque tenemos puntos que convergen...

BÉJAR



Famosa por la industria textil, que existe desde el siglo XIII, la trama urbana de Béjar es de forma alargada, al haberse edificado sobre un cerro oblongo, por uno de cuyos lados discurre el río Cuerpo de Hombre y por el otro la antigua N-630 (Hoy reemplazada por una variante).


La fabricación de paños comenzó en Béjar en el siglo XIII. En el siglo XIV, la industria bejarana alcanzaba la calidad de los paños de Flandes.

En la actualidad, Béjar es el primer centro textil-lanero del Oeste de España.

Las principales actividades son la fabricación de tejidos, hilaturas de carda y estambre, lavado y peinaje de lanas, tintura, apresto y acabado de tejidos, así como la confección de prendas y géneros de punto.


SABADELL

Además de las actividades agrícolas y comerciales, en Sabadell también se desarrollaba la industria. A la orilla del río Ripoll se empiezan a construir los primeros molinos de paños.

La actividad económica se desarrolla básicamente entorno de la industria textil. La especialización en la producción de tejidos de lana transforman Sabadell en el primer centro textil lanero del Estado.

A principios del siglo XX fue junto con Terrassa la ciudad de la industria textil por excelencia, constituyendo el motor industrial de un territorio pobre por naturaleza.

La población se multiplica por ocho y la ciudad experimenta un gran impulso industrial, sobre todo en el textil y la metalurgia y moderniza su economía con los servicios.

La gran actividad industrial provoca una avalancha migratoria durante las décadas del 50, el 60 y comienzo de los 70, provocando una expansión urbana sin orden ni concierto de la que nacen nuevos barrios como el de Ca n'Oriac y el de Torre-Romeu.

La ciudad pasó de los 2.000 habitantes de principios de siglo a los 23.044 (censo de 1897). El carácter industrial de Sabadell se vio reforzado durante este siglo, en el que destacan diversos acontecimientos como la instalación de la primera máquina de vapor en una fábrica textil (1838) y la fundación de la Sociedad de Amantes de la Agricultura y la Industria de la villa de Sabadell, que se preocupaba del abastecimiento de agua para la industria y la población, tema siempre grave en Sabadell.

La actividad económica se mueve básicamente en torno a la industria textil. La especialización en la producción de tejidos de lana convierte a Sabadell en el primer centro textil lanero de España.

El siglo XX es el del gran crecimiento. Los 182.012 habitantes de 1975 casi multiplican por ocho la población del 1900, que era de 23.294 ciudadanos. Durante el siglo XX, Sabadell experimenta un fuerte impulso industrial, sobre todo en el textil y la metalurgia, y moderniza su economía con los servicios.
Ligada a la gran actividad industrial está la expansión urbana, que se produce sin orden ni concierto, sobre todo con la avalancha migratoria de los años 50, 60 y principios de los 70.

Las postrimerías del franquismo constituyen un período de gran turbulencia en Sabadell.

Las entidades, los movimientos vecinales y los grupos políticos y sindicales de la ciudad se implican fuertemente en la lucha democrática, y convierten a Sabadell en uno de los referentes de una nueva vida cultural, social y política.

La crisis económica de los años setenta afecta a numerosas empresas de la ciudad, que acaban cerrando sus puertas. Con la recuperación de la democracia en el 1979, se plantea la necesidad de un nuevo modelo de ciudad.

Comentarios

Esteban ha dicho que…
Yo pienzo que una de las soluciones pocibles para salir de la crisis economica que vive el pais es que el gobierno invierta en industrias.
Un beso.

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

Cuando Menos te lo Esperas

El Amor y Amistad Según Antonio Gala.