23 de febrero de 2009

A Vueltas con Príncipes Azules y Ranas

A propósito del post que ha colgado mi amiga Marina:



El “síndrome del príncipe azul” es una creencia distorsionada que muchas mujeres hacen de la realidad.
Muchas personas aún creen en los espejismos adaptados al siglo XXI, donde el hombre de tus sueños llegará a tocar tu puerta o basan su vida en mitos como que "el amor todo lo puede", de que el "sexo será maravilloso, si el amor es verdadero"

Pero no es cierto, nosotras mismas somos las que realmente tenemos el poder para conseguir disfrutar de nuestras vidas.
Es un error idealizar a una posible pareja,por la posibilidad real de ser o no un príncipe azúl (tal vez se quede rana una vez besado...)por lo que hay que tener muy claro qué tipo de persona queremos en nuestra vida, y debemos hacerlo desde la perspectiva de una mujer adulta, segura de sí misma, y no esperar que ese hombre, va a conseguir rescatarnos de la infelicidad, soledad, inseguridad, etc.

Conceptuando al Príncipe Azúl y la Rana:
Dicho Príncipe Azul, de acuerdo al imaginario , será un perfecto caballero, dulce, atento y sobretodas las cosas, diferente y mucho mejor que el resto de los mortales masculinos.
La Rana: es la desilusión, y en lo que acaba degenerando El Príncipe Azul, la consecuencia de creer en cuentos.

PD: Marina espero que te guste, este post es el antagonista del tuyo.... lo hago desde el cariño y la admiración....besis

13 comentarios:

Satine dijo...

preteritamente me encontraba en el grupo de las que estaban bajo el síndrome del príncipe azul....

besis

Hitos dijo...

Bienvenida a la realidad. Es jodida pero mucho más rica y sabrosa cuando aparece algún ratito de disfrute.

Además ¿cómo vamos a confiar en un señor que vistes leotardos azules marcando paquete?

j0r0ba dijo...

Aunque la rana se vista de seda, rana se queda... uy, no, que no era así, ¿no?... creo que las palabras de Hitos me han hecho patinar la neurona, genial lo de "señor en leotardos azules marcando paquete", eso si que es desmitificar la figura del principe azul, si señora, dan ganas de salir corriendo, jajaja.

Satine dijo...

jajajajajajaja Hitos...qué horrorrrr...me ha venido a la mente la película The Rocky Horror Show....amossss....que hoy en día vemos a un señor con ese tipo de leotardos por la calle y no salimos del asombro!!!!

Joroba: jajajjajajaja, es que esta Hitos es mucha Hitos...

m@ría dijo...

Mucho cuidado con las ranas…que es lo que más abunda y tendemos a confundirlas con los príncipes azules y mira que son diferentes…jejeje

Bueno, lo que es cierto es que no debemos hacer depositario a ningún hombre de nuestra propia felicidad ni de nuestras expectativas de futuro, pues probablemente nos acaben saliendo ranas. En esto, considero que, lamentablemente, los hombres nos siguen llevando ventaja.

Besos,

María.

j0r0ba dijo...

¿Conocéis el libro de la placentina Raquel Sánchez Silva (si, la presentadora de Cuatro) titulado "cambio principe azul por lobo feroz"?... pues creo que viene al pelo y es realmente desternillante.
(P.D. Hitos, creo que tendré pesadillas por tu culpa, XD).

Satine dijo...

M@ria, jajajajajajaja, sí si muy distintas....

Estoy de acuerdo contigo!!!!Besissss

Joroba, no lo he leído...pero me ha picado la curiosidad!!!!Besissss

cuarentaydosymedio dijo...

Me temo Satine que te has equivocado en tu apreciación sobre la APAE en el blog de Marina, pero es que a mi me da corte aclarártelo… En todo caso, antes de llamar por teléfono pregúntale a Marina, que de mujer a mujer te cuente lo que pasa… En fin, no quisiera que metieras la pata con esos chicos… Ya me dirás… Creo que tu te referías a la APACI (Asociación de Príncipes Azules Capullos Integrales) Si es que está lleno de asociaciones este mundo principesco…
Un beso (normalito, de amigo vamos, no de rana ni de príncipe ni nada que se le parezca)

Satine dijo...

cuarentaydosymedio: eres tan dulce!!!!no te de ningún corte aclarar nada...eres un cielín principesco???

besissss

Marina dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ. Yo me muero de la risa. Satine, mi cielo, estamos en la misma línea. ¿Ves como es mejor trasmutar al príncipe en rana?, ya veremos después si se merece la reconversión jajajajajajajajajajajaja.

42'5 es un solete. Él solito lleva todo el peso de esas asociaciones imposibles, en el bosque encantado en el que nos conocimos. Son tantas y tan variopintas que no sé como distingue unas de otras. Pero es que él es listíiiiisimo, señora mía, listísimo oiga.

Es lo que tienen los duendes, que el que sale bueno... sale muuuuuuu bueno.

Aleteos suaves de Hada Buena (no te fies que el vértigoles puede dar la vuelta)

Satine dijo...

jajajajajajajaja Marina...el 42 y medio se ha libraó de una buena, porque sé de buena tinta que es buen amigo tuyo...sinó hubiera ido a cuchilloooo...sé intuye que es buena gente!!!!

besis....cuídate muuuuuchoooo...que te tienes que poner wena para la juerguiqui...muakssssss....tengo en mi bodega varias botellas de lambruscoooo. jijiji

Paco Centeno dijo...

Pues yo creo en los Príncipes Azules, yo soy uno de ellos. Y me reivindico.
Besitos

Satine dijo...

PACO: ya le gustaría a cualquier Príncipe Azul, ser la mitad de lo que tú eres...besisssss