Ir al contenido principal

El Privilegio de Vivir en Extremadura



La funcionalidad, el diseño, la calidad...son tres de las cualidades más importantes a la hora de elegir nuestro mobiliario de cocina, para hacernos las cosas más sencillas, para movernos con total libertad, y no pasarnos todo el día limpiando rinconcitos, molduras, plaquetas, etc...disponer nuestro menaje de cocina, en armarios diseñados para guardar con facilidad, y con un simple vistazo localizar lo que buscas sin removerlo todo.
La nobleza de los materiales, hace que el día a día sea más cómodo.
En esta locura de la vida cotidiana, donde apenas hay tiempo de nada, yo sigo apostando fuerte por cocinar a fuego lento.
Tengo el gran privilegio de poder disponer de establecimientos, donde encuentro productos y alimentos de gran calidad.
Hoy comentaba con un estimado gran amigo, la suerte que tengo de vivir en una ciudad pequeña como Plasencia, puedo ir a la frutería, y tener la opción de comprar por ejemplo los tomates que acaban de ser recolectados, los pepinos, pimientos, lechugas, patatas, etc... En mi nevera hay una caja de la mejor cereza del Jerte, la que no llega a las grandes superficies...la que en grandes ciudades para conseguirla hay que pagarla a precio de "oro negro".
Tengo la gran suerte de ir a la carnicería, y comprar una carne excelente y a buen precio, comparando con otras Comunidades Autónomas.
En Barcelona, es complicado comprar productos de la calidad que hay en Extremadura, y como le decía a mi estimado amigo, me considero una privilegiada por vivir en Extremadura.

Comentarios

Ricardo ha dicho que…
Es una verdadera pena no haberte conocido antes. Eso de la funcionalidad me suena fenomenal y, con tu amabilidad, seguro que hubieras ayudado a poner cada mueble en el sitio que le corresponde y, sobre todo, qué mueble o utensilio es el que hay que comprar.
Me encantaría poder adquirir el "oro negro que tu compras".
Para que me sigas dando envidia te diré que unas cerezas similares a las que dices, las ví en una frutería, que dice ser la que abastece la casa real, frutería Vázquez Jr., en la calle Ayala de esta capitalilla y su precio era de 16 € el kg. ¿qué te parece?. Y los tomates a 5 €. En fín...¡una salvajada!.
Corto y cambio. Un abrazo.
Satine ha dicho que…
jejejee, pues te aseguro que al agricultor esas cerezas que venden a 16 € se las están pagando a 1€.

Por cierto, he hecho un gazpacho pá morirse, con esos tomates, pepinos y pimientos...tiene otro sabor...

Besos
gustavo ha dicho que…
Pues que de cosas hay en Extremadura!! cuando me toque hacer la cocina te llamo y me aconsejas (jajaja) saludos (y también a Ricardo)!!

Gustablog
DMM ha dicho que…
¡Qué razón tienes paisana! Aquí para comer unas cerezas que sepan a cerezas, casi debes comerte un melocotón. Es muy difícil encontrar una fruta o una verdura, que tenga el sabor de lo que compras.¡Es horrible y además carísimo! Yo he llegado a la conclusión de que compre lo que compre, voy a pagar las ganas, porque el sabor ni se nota. Dentro de poco los estiquetados serán como los zumos: "un 8% de sabor a pera" eso sí, con un montón de aditivos, conservantes y colorantes. ¡En fin!, disfruta tú que puedes. Un beso

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …