Ir al contenido principal

Agobio De Verano...Se Me Cae la Casa Encima y Ya no Aguanto el Calor

El calor... la calor...podemos articularla y contextuarla como queramos, pero en definitiva es CALOR. Aburrida o aburrido Calor.
Siempre la utilizamos para expresar algo positivo,por ejemplo;" la calidez de los abrazos" , porque si decimos,"gélidos abrazos", pues no.
Pero qué tiene de bueno el o la calor??? Para mí nada. No puedes ni debes maquillarte, porque no hay nada más desagradable que un make-up convinado con la sudoración provocada por las altas temperaturas. Si eres un poco afortunada, y en tu periodo de vacaciones has conseguido que no caigan rayos y truenos, y has podido tomar un poco de sol al ir a la playa, rio, piscina, lago, etc, te apañas con un poco de colorete, o polvo solar.
Todos los proyectos relacionados con el trabajo quedan pospuestos, porque obviamente, seres más afortunados que tú han cerrado por vacaciones, se dobla el trabajo porque la mayoría de los compañeros se están tomando su merecido descanso estival.
Y qué te pones en verano???? Ropa fresquita, sin muchas combinaciones, preferiblemente vestiditos fresquitos, sandalias, y abanico en ristre.



Es tan pobre el verano, odio el verano....Lo que hace escasamente tres meses me moría por volver a ponerme, hoy estoy hartita.
Esto al menos es lo siento hoy, seguro que para marzo del 2009, tengo los mismos sentimientos respecto al frío.
PROXIMAMENTE:
AVANCE TENDENCIAS OTOÑO-INVIERNO 2008-2009

Comentarios

Amigo de la Dialéctica ha dicho que…
Hola Satine:

Soy de los que les gusta tomar el sol mojado.

- Ya estamos otra vez Javier con tus paradojas y contradicciones: sol mojado. Quién te entiende.
- Daimon, déjame continuar; esta conciencia mía que empalagosa que es, a todo le saca punta.

El calor no lo soporto, pero tomar el sol después de una ducha o de un baño es una gozada; para tomar el sor hay que estar mojado, si no se hace imposible aguantarlo.

También me gusta el invierno, pero calentito y bien abrigado; sintiendo algo el frío en la cara. Es una experiencia deliciosa.

- Invierno calentito, otra contradicción; otro sin sentido de los tuyos.
- Daimon, eres muy racionalista; mira pásate por mi blog y ahí te he quedado unas líneas de Feyerabend. Y si no te gusta lo que dice Feyerabend, pues ajo y agua. Eso por entrometido.

Satine, los post anteriores los estoy investigando. Te dejo un par de enlaces que utilizo como fuentes de conocimiento sobre el tema. Cuando descubra algo sobre nuestras amigas te lo digo.

- Javier, que indiscreto eres.
- Daimon, me voy a tener que poner serio contigo; al final te analizo el iris y descubro que secretos encierra tu subconsciente.

Lo dicho Satine, te dejo los enlaces, y perdona a este Daimon que se mete en todo sin llamarlo nadie.

Leer el iris de los ojos .

Mirándonos a los ojos, sobre la Iridología .

Recibe un muy fuerte abrazo de tu amigo Javier Caso Iglesias.
Paco Centeno ha dicho que…
Hola Satine,
Prefiero el invierno porque combato el frío con prendas adecuadas (probablemente no muy a la moda) y ya está. En invierno sólo añoro las horas de luz y lo ligero de las prendas vuestras, de las chicas.
En verano siempre estoy incómodo y no puedo remediar el calor quitándome ropa más allá de la poca que ya llevo. Y sudo y sudo. La verdad es que es un incordio, pero esas ropitas tan ligeras y las horas de luz, también lo merecen.

Entradas populares de este blog

El Mar de Pablo Neruda

NECESITO del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navios. El hecho es que hasta cuando estoy dormido de algún modo magnético circulo en la universidad del oleaje. No son sólo las conchas trituradas como si algún planeta tembloroso participara paulatina muerte, no, del fragmento reconstruyo el día, de una racha de sal la estalactita y de una cucharada el dios inmenso. Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,incesante viento, agua y arena. Parece poco para el hombre joven que aquí llegó a vivir con sus incendios, y sin embargo el pulso que subía y bajaba a su abismo, el frío del azul que crepitaba, el desmoronamiento de la estrella, el tierno desplegarse de la ola despilfarrando nieve con la espuma, el poder quieto, allí, determinado como un trono de piedra en lo profundo, substituyó el recinto en que crecían tristeza terca, amontonando olvido, y cambió bruscamente mi existencia: di mi adhesión al pur…

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …