Ir al contenido principal

El Mar de Pablo Neruda




NECESITO del mar porque me enseña:
no sé si aprendo música o conciencia:
no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
suposición de peces y navios.
El hecho es que hasta cuando estoy dormido
de algún modo magnético circulo
en la universidad del oleaje.
No son sólo las conchas trituradas
como si algún planeta tembloroso
participara paulatina muerte,
no, del fragmento reconstruyo el día,
de una racha de sal la estalactita
y de una cucharada el dios inmenso.
Lo que antes me enseñó lo guardo!
Es aire,incesante viento, agua y arena.
Parece poco para el hombre joven
que aquí llegó a vivir con sus incendios,
y sin embargo el pulso que subía
y bajaba a su abismo,
el frío del azul que crepitaba,
el desmoronamiento de la estrella,
el tierno desplegarse de la ola
despilfarrando nieve con la espuma,
el poder quieto, allí, determinado
como un trono de piedra en lo profundo,
substituyó el recinto en que crecían
tristeza terca, amontonando olvido,
y cambió bruscamente mi existencia:
di mi adhesión al puro movimiento.





Comentarios

m@ría ha dicho que…
Bello poema.

¿Qué tendrá el mar, que yo, sin haber tenido demasiado contacto con él (pues nunca he vivido en sus cercanías), me siento atraída por su influjo?

Para mí es una necesidad tomar contacto todos los años con el mar, perder mi mirada en su inmensidad, relajarme con el murmullo de las olas, tomar conciencia de su grandeza y mi pequeñez.

Evoca nostalgia, serenidad, introspección, calma, alegría, tristeza…son tantos sentimientos los que he experimentado frente a él…

Un saludo,

María.
Satine ha dicho que…
cuando estoy en épocas como la actual, tengo la imperiosa necesidad de oirlo, olerlo, verlo y sentirlo....

un besazo maria....muaksss
lujosabarcelona ha dicho que…
Qué bonito! ya lo conocía, creo que conozco casi todos los poemas que hablan del mar, es mi pasión y mi mejor antídoto contra malos momentos, me sosiega y me devuelve la paz.
Un beso mi niña!
Paco Centeno ha dicho que…
Lo echas de menos, se nota. Necesitas el mar y sus sensaciones para estar bien. Date un homenaje y ves a verlo, a sentirlo, a vivirlo de cerca.
Besitos
Malo Malísimo ha dicho que…
¡Guapa y Guapa!
Recuerdas la película de "El cartero y Pablo Neruda", pues el cartero compone el más bello poema posible sobre el mar, recuerdas la escena cuando acerca del magnetófono al mar... Ese sonido, ese sonido, la calma, el ritmo, el...mar,la mar, que envidia no tenerlo cerca.
Guapetona: "Bon Nadal"
Likuid ha dicho que…
Aún me pregunto cómo puede gustar tanto el mar y tan poco la playa.
HOLA!

Entradas populares de este blog

Cuando Menos te lo Esperas

Casi 3 años más tarde, cuando menos te lo esperas la vida te sonrie de nuevo. Cuando ya no quedan ilusiones, cuando cada lágrima derramada te muestra la ridiculez de ellas mismas, vuelve el brillo en los ojos, y una nueva visión se muestra en el horizonte. El mismo que te resistías en reconocer que estaba ahí, esperando a que levantaras la vista y no la volvieras atrás, ese atrás donde la humillación y la indiferencia se regodeaban y vanagloriaban de tenerte entre sus asiduos huéspedes.



La esperanza te arrulla entre sus cálidos y fuertes brazos, donde las sonrisas son correspondidas y donde todas las mañanas reciben un dulce "Buenos Días", donde las noches se iluminan con farolillos de verano y donde te resguardas del frío invierno en un confortable salón cuya chimenea te invita a quedarte toda la tarde acurrucada a su abrigo.

Cuando una llamada te recuerda que te piensan...



Porque no hay mal que cien años dure, doy gracias de escapar de su fría y azul trampa...


El Amor y Amistad Según Antonio Gala.

Hace unos meses un viejo amigo de mi adolescencia me hizo llegar un artículo de Antonio Gala, data del invierno de 1999-2000.


Si lo hubiera leido con 15 años hubiera discrepado e incluso me hubiera escandalizado, ya que con esa edad una no tiene la capacidad de entender el amor de la misma manera que ahora, veinte años después.



Todos recordamos el primer amor, yo al menos no lo he olvidado. Aunque pienso que a estas altura de la treintena me da una pereza horrorosa vivirlo con aquella intensidad, con mariposas en el estomágo, echándole de menos cada minuto que no pasas con el amado o amada, teniendo celos hasta del aire que respira... Uff qué perezaaaa. (sobretodo cuando veinte años más tarde te lo encuentras y piensas:
-madre de dios! Qué ví en él o ella? De verdad su cabeza tenía ese tamaño antes?- levantas el mentón miras hacia otro lado y aceleras el paso, no vaya a ser que te reconozca...)


Según escribía Gala, el amor nunca aspira a ser agradecido ni compadecido, sino correspondido …